sábado, 4 de agosto de 2012

Antes era mas díficil



Ayer fue mi cumpleaños, 39 veranos que diría aquel! Pero no, no me ha atacado la crisis de los 40 (al menos por ahora), este post no es para decir: "cualquier tiempo pasado fue mejor" ni cosas por el estilo. El título es un homenaje a mis compañeros de MUgi Hadi (@MUgi_Hadi).
El caso es que volviendo a mi cumpleaños, ayer recibí muchísimas felicitaciones, via twitter, Facebook, WhatsApp, teléfono, e-mail, Google talk...curiosamente ningún SMS.  Gracias a lo que ahora se denominan "redes sociales", ayer recibí la felicitación de antiguos compañeros de trabajo a los que guardo cariño y con los que hacía años que no me comunicaba, pero a los que facebook les avisó que era mi cumpleaños y que decidieron felicitarme. Uno de los mejores regalos fue el de unos amigos que vía WhatsApp me enviaron un vídeo de sus hijas que me emocionó.
Incluso para organizar la cena con mi cuadrilla utilicé un grupo creado con esta aplicación para convocarles en la sociedad a las 19:30 y en 5 minutos tenía la confirmación de todos.
Me muevo por mi trabajo con usuarios habituales de las redes sociales, yo mismo tengo cuentas en twitter, facebook, linkedin o instagram por nombrar las que más utilizo. En mi entorno laboral el relacionarnos mediante cualquier recurso TIC es lo habitual y en muchos casos lo más eficiente.
Sin embargo, en ámbitos mas personales, soy más visto como un "adicto" al móvil y el ordenador, fui el primero en tener un smartphone y tuve que aguantar mas de un (y de dos) vacile por estar "jugando" con el dedito en el móvil. 
[addiction.png]
Es cierto que poquito a poco, es mas común que utilicemos dentro de mi cuadrilla tanto el grupo de facebook (menos) y el de WhatsApp, no sólo para quedar un día a una hora en un sitio, sino para comentar la propia vida de cada uno al igual que si estuviésemos en un bar tomando una cerveza.
Gracias a ello, sé que uno de mis amigos está en Salamanca de vacaciones, otro de ellos sufriendo un ERE en la empresa en la que trabaja, etc.. Con la Eurocopa como detonante, en la que empezamos a comentar los partidos de fútbol de forma on-line ante la dificultad de juntarnos para verlos en casa de alguno, hemos seguido manteniendo una comunicación casi diaria, lo que ha hecho que quedemos de forma más habitual "físicamente".
Y es que el ser humano es, antropológicamente demostrado, un ser social. Desde el principio de los tiempos nos hemos organizado y etiquetado en base a las relaciones entre nosotros, clan, familia, amigos, compañeros de trabajo, son redes sociales variadas, en cada una de las cuales tenemos un rol y nos comportamos de forma diferente.
No hay que perder la perspectiva y pensar que las nuevas tecnologías han descubierto como dice una compañera de trabajo "el agua tibia", pero tampoco son una moda pasajera. Si acudimos al tan manido últimamente termino de social media, no estamos hablando sino de un grupo de herramientas tecnológicas puestas a nuestra disposición para acercarnos a otros seres, para reforzarnos en nuestro "ser social" mediante la creación y el intercambio de contenido.
No creo de hecho, que la utilización de estas herramientas 2.0 sean, ni deban si se me permite, ser sustitutivas del tête à tête. La comunicación es más que palabras, la parte no verbal y el contacto físico son igualmente necesarios para el ser humano.
En ningún caso cambiaría yo la afari-merienda con mis amigos y familia de ayer por un video-chat o una conferencia por Skype. Pero gracias especialmente a facebook (y su "hoy es el cumpleaños de...."), recibí la felicitación de un buen número de personas a las que aprecio y tengo cariño. Y es que antes, sin estas tecnologías que tan habitualmente usamos hoy en día, era mas difícil.